Inauguramos sección con un clásico objeto de colección que da nombre a nuestro blog para coleccionistas y amantes del arte de observar la bella imagen

Un caleidoscopio (del griego kal√≥s, bella, √©idos, imagen y scop√©o, observar) es un tubo que contiene tres espejos, que forman un prisma triangular con su parte reflectante hacia el interior.

Al extremo se encuentran dos l√°minas trasl√ļcidas entre las que hay varios objetos de colores y formas diferentes. Las im√°genes se ven multiplicadas sim√©tricamente al ir girando el tubo mientras se mira por el extremo opuesto. Dichos espejos pueden estar dispuestos a distintos √°ngulos. A 45¬ļ de cada uno se generan ocho im√°genes duplicadas. A 60¬ļ se observan seis duplicados y a 90¬ļ cuatro.

El caleidoscopio moderno fue inventado en 1816 por el f√≠sico escoc√©s David Brewster. Lo patento en 1817 pero nunca goz√≥ de una remuneraci√≥n.

El ritmo de venta fue enorme, pero la facilidad de fabricaci√≥n foment√≥ las imitaciones y r√©plicas. En poco tiempo, otros empresarios comenzaron a recibir ganancias vendiendo cientos de miles de ejemplares.

Es uno de los juguetes m√°s conocidos del mundo y uno de los m√°s apreciados por su efecto √≥ptico.

Fuente: The Getty Store

Significado simbólico del caleidoscopio

Un segundo uso del caleidoscopio en la literatura es el de servir de analog√≠a metaf√≥rica que permite comprender el funcionamiento de la percepci√≥n visual o de la imaginaci√≥n humana. En este √ļltimo caso, las escenas de las im√°genes mentales son catalogadas como caleidosc√≥picas. Nos referimos a dos situaciones contrastadas y estructuradas temporalmente que ofrecen un antes y un despu√©s.

Desde este punto de vista se puede definir el t√©rmino ‚Äėcaleidoscopio‚Äô como un hipericono, como una imagen mental. T√©rmino acu√Īado por W.J.T. Mitchell, uno de los m√°s importantes especialistas de la disciplina de los Estudios Visuales.

El hipericono es una imagen o analogía verbal o visual, que sintetiza o encapsula una teoría del conocimiento, que otorga una forma figurativa a una teoría sobre la visión.

Sucede también con la cámara oscura, la tabula rasa o la caverna platónica , términos importantes en la configuración de teorías filosóficas.

En otras palabras, el hipericono es aquel t√≥pico, topos, lugar com√ļn o imagen sobre la actividad epistemol√≥gica de la visi√≥n humana que utiliza como principio comparativo un artefacto o experiencia visual. Ya no estar√≠amos hablando de ‚Äėel universo como libro‚Äô, o de ‚Äėla ciudad como un libro‚Äô, o de ‚Äėla muerte de un amor como la ca√≠da de unas hojas marchitas‚Äô, sino de ‚Äėla percepci√≥n visual y de la capacidad creativa de la imaginaci√≥n humana como la imagen producida por un caleidoscopio.

En ocasiones, los mismos valores metaf√≥ricos de esta palabra han sido cumplidos por los t√©rminos ‚Äėprisma‚Äô o ‚Äėtornasol‚Äô. Cuando el pensamiento occidental compara las condiciones perceptivas de la modernidad urbana con la visi√≥n caleidosc√≥pica, este √ļltimo t√©rmino se utiliza como un topos o topoi.

El ensayo ‚ÄúEl artista, hombre de mundo, hombre de la multitud y ni√Īo‚ÄĚ (El artista de la vida moderna), escrito en 1863 por Charles Baudelaire, establece esta analog√≠a.

Fuente: Wikipedia y EL CALEIDOSCOPIO EN LA LITERATURA ESPA√ĎOLA por Dorde Cuvardic Garc√≠a

(0)